Cauce

Publicación bimestral de la Coordinación de Extensión Universitaria

Cauce en línea

La tutoría como herramienta para la prevención y canalización del alumnado con vulnerabilidad psicoemocional ante el retorno a las aulas (post-confinamiento)

Mtro. José Ramón Hernández Rodríguez • Lic. Ana Laura Márquez Morales • Lic. Ángel Limón Chayres Estudiantes: Ana María Mendoza Arriaga • Ricardo Alin Cordero Espinosa • Zacek Balderas Zempoaltecatl
Oficina de Acompañamiento a Trayectorias Académicas del Alumnado (ATAA)
UAM Xochimilco

Ideas que importan

Foto: José Ventura Fuente

La tutoría: una modalidad de acompañamiento

Una de las acciones que se llevan a cabo para propiciar el desarrollo humano y competente del estudiantado, además de un acercamiento y familiariarización con la vida universitaria dentro de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco, es la tutoría. La Oficina de Acompañamiento a las Trayectorias Académicas del Alumnado (ATAA) se encarga de gestionar los procesos que permiten, a las y los estudiantes que lo soliciten, obtener el apoyo, asesoría y acompañamiento de un(a) tutor(a), para cumplir las premisas de un aprendizaje y desarrollo integral, entre otras actividades que persiguen este mismo objetivo.

La tutoría es una herramienta primordial para las y los estudiantes dentro del Sistema Modular, pues permite una mejor adaptación a este sistema de enseñanza-aprendizaje, además de que les posibilita una mayor autonomía al aumentar su interés y participación en las problemáticas de su entorno y, por lo tanto, les mantiene a la vanguardia de las exigencias sociales, científicas y culturales.

Asimismo, con dicha herramienta se procura una interacción y retroalimentación personalizada por parte de un(a) docente/tutor(a), a través de la trayectoria académica, abriendo la posibilidad de obtener una perspectiva más amplia de las circunstancias y necesidades de la comunidad universitaria para mejorar su práctica educativa, así como su escucha y empatía. Para el correcto funcionamiento del programa de tutoría, así como para el cumplimiento cabal de sus objetivos, se procura brindar un seguimiento de su proceso, cuidando que tanto docentes como estudiantes trabajen desde una perspectiva de respeto, tolerancia y atención a la diversidad, dando prioridad a grupos vulnerables, quienes pueden estar en mayor riesgo de deserción.

Pese a estos tiempos de incertidumbre ante la pandemia por el COVID-19, se ha incentivado que docentes que fungen como tutoras y tutores no abandonen a sus tutorados y sigan con su formación a través de plataformas virtuales, pues la oficina de ATAA es consciente de la problemática que representa el resguardo y las situaciones de vulnerabilidad psicológica, física, económica, social y personal que pueden afectar la vida de estudiantes. Ante esto, la tutoría es una labor que permite crear espacios seguros, confiables y confidenciales donde el alumnado pueda expresarse, mejorar su capacidad de resiliencia y prevenir situaciones de riesgo, a través de la canalización por parte de su tutor(a) a las áreas correspondientes.

Vulnerabilidad emocional tras el confinamiento

Las medidas de confinamiento y distanciamiento social aplicadas para disminuir el contagio por el COVID-19 causaron estragos en todos los aspectos de la vida pública y privada. Actividades económicas, laborales, de esparcimiento y recreación, entre muchas otras, disminuyeron o incluso se detuvieron por completo, mientras que la población laboralmente activa se vio ampliamente afectada: el impacto más evidente en esta crisis de salud pública.

De igual manera, la población estudiantil resultó muy afectada no sólo en el aspecto académico, sino también en su desarrollo psicoemocional, ya que el grueso del alumnado se encuentra en etapas en las cuales se desarrolla la personalidad, habilidades sociales, se generan vínculos de apoyo donde la convivencia entre pares es primordial como espacio de esparcimiento y recreación. Sin embargo, el acceso a mayores herramientas psicoemocionales y a las Tecnologías de la Información y Comunicación (tic), les permitieron afrontar mejor el confinamiento.

El ser humano, como ser social, requiere la convivencia diaria con otras personas. En caso de que ésta falle pueden presentarse síntomas emocionales que, de prolongarse, derivan en afectaciones dentro de su esfera psíquica y social, de carácter temporal o permanente, según las características en que se hayan dado las circunstancias.

En el caso del confinamiento por pandemia, las personas en general han sufrido inestabilidad emocional y afectaciones a la salud mental, ya sea por miedo a enfermarse, por cortar vínculos afectivos, debido a problemas económicos, al incremento de problemas de violencia intrafamiliar, al abuso de sustancias o a la desintegración familiar. Todas estas condiciones aumentan las posibilidades de sufrir crisis, adicciones, episodios de violencia o tener conductas disruptivas que ponen en peligro su integridad o la de las personas con quienes conviven. La Coordinación de Docencia, a través de la oficina de ATAA, comprometida con el acompañamiento y bienestar de la comunidad universitaria, ha generado cursos introductorios para docentes en el tema del manejo de situaciones psicoemocionales para el regreso a clases presenciales, procurando que los tutores y tutoras (profesorado) cuenten con las herramientas que les permitan interferir en el proceso de formación y desempeño académico. A modo de asesoría y acompañamiento psicopedagógico, con respecto a la pandemia y el regreso a clases, se han elaborado programas específicos y documentos para permitir una mejor reintegración a la vida escolar, a pesar de las barreras derivadas del confinamiento.


Foto: José Ventura Fuente

La tutoría como herramienta para la prevención y canalización

El papel que juega la mancuerna tutorado(a)-tutor(a) es de valiosa importancia para visibilizar el bienestar psicoemocional del estudiantado. En el proceso de tutoría se abre la comunicación académica y personal, y el (la) tutor(a) debe contar con una capacidad de escucha, comunicación asertiva y solución de problemas, además de contar con el apoyo de las áreas internas y externas a la Unidad para brindar herramientas de prevención a situaciones que vulneren el bienestar físico y emocional de las y los alumnos. Por otra parte, el o la docente deben conocer cuáles son sus límites en el papel de tutor(a), ya que su figura de autoridad-guía, sobre todo como persona, debe garantizar una barrera ética y profesional para brindar el apoyo necesario en el proceso de acompañamiento. La prevención tiene la función de brindar anticipadamente información sobre los riesgos que pueden presentarse si se tiene cierta conducta o proceder que en un futuro próximo podría generar problemas que vulneren el bienestar de las y los estudiantes. Si bien el trabajo de acompañamiento es uno de los aspectos que engloban una educación integral en la Universidad, en ocasiones no es suficiente.

Muchos de los aspectos de socialización externos a la educación universitaria pueden perjudicar el bienestar y salud de los y las estudiantes, es por ello que cuando un(a) estudiante presenta alguna problemática, la empatía, liderazgo, autoconocimiento y manejo de las emociones por parte del (la) docente, permitirá llevar a cabo la canalización correspondiente a las áreas.

Debido a lo anterior, es primordial que las instituciones educativas como la UAM Xochimilco cuenten con las áreas de apoyo y servicio que cubran la mayor cantidad de necesidades básicas en ámbitos de psicología, enfermería, orientación y tutoría, así como actividades multidisciplinarias que se complementen para realizar un trabajo colaborativo en favor de la comunidad universitaria.

Un regreso seguro a las aulas

Tomando en cuenta los elementos ya mencionados, no imaginamos que la forma de vida podría cambiar tanto en diversos aspectos, por lo que al encontrarnos aún en un panorama incierto ante la presencia de diferentes variantes del virus SARSCOV-2, es primordial que la presencialidad continúe y se retome gradualmente; que sigamos trabajando bajo el seguimiento de protocolos seguros y efectivos que permitan resguardar la salud física y emocional, además de aportar herramientas que ayuden al proceso de adaptación ante el retorno a la presencialidad en las aulas, en donde se vea involucrada toda la comunidad de la UAM Xochimilco.

Ideas que importan

DEJAR UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *