Cauce

Publicación bimestral de la Coordinación de Extensión Universitaria

Actividades CEUX

Transición

Letras en Línea

Eduardo Arath Castillo Hernández
Licenciatura en Psicología
División de Ciencias Sociales y Humanidades

Imagen Canvas

Los cumpleaños envuelven sorpresas, cajas y capas de cartón ocultan vidas.

Mis manos se volvieron magia. Con tan sólo un ¡clic! podía capturar escenas, colores y contrastes.

Todo comienza con una Kodak y cientos de pergaminos que guardan momentos especiales. Momentos felices, viajes a la playa, momentos en pareja reclaman color, los matices en el cielo se volvían arte en manos de quién controlara la luz. Pero los días de lluvia, las lágrimas recorriendo el rostro, hacían especial la ausencia de color.

Enciclopedias llenas de recuerdos, hojas quemadas por el sol, una polaroid caía del cielo; ¡mi abuelo había muerto!, su esencia se ha ido y sus ideas se han marchado con él, hoy puedo sentirme libre, y ser quién he querido ser. Pero su alma seguía fluyendo con cada destello en el flash, los carretes seguían revelándose uno a uno hasta el final.

Ni lo análogo ni lo digital son nada por sí solos, aquella Canon tenía una dueña, la conocí en un parque.

¿Quién es ella?

Duli, es una chica que se esconde detrás de una cámara, que toma fotos a cuanta persona desconoce por las calles (así la conocí).

Duli es fuerte, decidida, es una chica libre que decidió cambiar las cadenas que la envolvían por una correa para su cámara y unos jeans azules. Ella decidió seguir sus sueños y romper la vida que le habían trazado: no quiso ser enfermera, pero decidió ser artista. Porque Duli aceptó que su único obstáculo estaba en ella, en sus miedos, en su mente.

Duli ahora es feliz, indefinible, ella crece cada día, fortalece su alma y su mente, ella sigue sus pasiones. 

Duli es el ser interior que vive en mí. Y yo, deje de ser aquel joven introvertido.

DEJAR UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *