Cauce

Publicación bimestral de la Coordinación de Extensión Universitaria

Boletin Cauce Cauce en línea

¿Qué hace el agrónomo?

Erick Rodrigo Guevara

Voces de los estudiantes

El agrónomo produce plantas. ¿Cómo puede producir plantas un agrónomo? Si lo hiciera, no sería agrónomo o no serían plantas. ¿Qué quiere entonces decir esa frase? Para explicar- lo, probablemente tendríamos que iniciar con la obvia oposición que presenta la naturaleza con la producción, una oposición que se refleja incesante en el agrónomo; al ser un producto del estudio de la naturaleza que a la vez le otorga un dueño a ésta misma.

La frase también es taimada por la palabra produce, y por el complemento de plantas, que intenta reducir el contraste violento entre propiedad y libertad, al infraccionarla lógica al momento de arrebatarle la libertad a un organismo autótrofo y entregarlo a la propiedad del agrónomo. Esto reafirma lo alarmante que es la facilidad con la que podemos aceptar en nuestra vida un engatusamiento de la lógica.

Entonces, considero que la definición de agrónomo está erosionada o desencaminada por el lenguaje y que si no queremos que esto continué, tenemos que barbechar el lenguaje hasta sus más pequeños terrones o expresiones. ¿Qué esconden las palabras? ¿El quehacer agronómico es algo que está hecho o es algo que continuamente se está haciendo? Tendremos que usar el azadón de la razón en las frases que se le siembran en la cabeza, como ¿de qué está hecho el lenguaje?, y sólo así podríamos llegar a la realidad del agrónomo, sin metáforas ni engaños, a la realidad que esconde el lenguaje.

Sin embargo, esa realidad, que está debajo del lenguaje, podría a su vez ser una gran metáfora de la naturaleza: quizá las plantas no son plantas, sino que únicamente son metáforas o frases de cosas que intenta explicar la naturaleza.¿Con quién y de que habla la naturaleza? Tal vez la manera en la que crecen las raíces son las formas en las que hablan las plantas, en su propio lenguaje de plantas: hablan consigo mismas y de sí mismas, son difíciles de entender para el humano, porque hay ciertas cosas que no se pueden enunciar, son aquello que el lenguaje no dice, pero sólo así lo dice, entre lo que calla el lenguaje. ¡El agrónomo produce plantas!

Pero regreso al punto, después de esta deriva, me remonto a la palabra producir, para llegar a su raíz, sin metáforas, me

encuentro con la palabra engendrar como su precursora directa que supone una creación, que coincide con las plantas que se crean de manera autónoma por el simple hecho de poseer a su favor la libertad; así, podemos remplazar las palabras por sus precursores y así el agrónomo engendra libertad. Esto me genera la siguiente pregunta: ¿Qué hace a un agrónomo? ¿Serán las palabras las que hacen al agrónomo? O, como lo había anunciado antes, ¿enunciar lo que calla el lenguaje es lo que hace a un agrónomo?

De ser así, el trabajo del agrónomo, comprometido con la libertad que le representan las plantas, anunciará el canto de éstas y en general de lo que calla el lenguaje; lo que platican las plantas al florecer, al germinar y al crecer. Por eso creo, entonces, que el agrónomo produce plantas. Podemos reafirmar que lo único innato que presenta el agrónomo es el movimiento, que al caracterizar, por ejemplo, su caminar por una parcela. Él lee cada centímetro de ésta, su andar es similar al brinco entre palabras que se realiza con la decodificación de cada símbolo que contrasta el fondo blanco con la mancha negra de un texto: así, al comprender una oración, él comprende las dinámicas de la parcela.

Voces de los estudiantes

5 COMMENTARIOS

  1. Excelente texto, hay que buscar entre lo que esconde el lenguaje y encontrarnos nosotros mismos dentro de las profesiones que hemos elegido desempeñar

  2. Buena pieza literaria pero creo que la Agronomía es mucho más que eso y ante todo trabaja con personas en procesos sociales asociados a los ecológicos…gracias y felicidades

  3. No había leído notas como esta, de las plantas con lo qué hace un agronomo. Me hace entender de una literatura inusual, pero interesante, de las labores que debe hacer el agronomo para lograr obtener lo que puedan dar a cambio las plantas. Lo felicito por esta forma literaria de poder expresarse.

  4. Adolfo! Me encantó tu escrito, les encargué a mis alumnos que lo leyeran y expresaran sus sensaciones, emociones o sentimientos, algo, algo. Luego te platico los resultados. Te felicito por esa sensibilidad, te envío un abrazo.

  5. Erick: Muy bonito ensayo. Yo agregaría que el (¡y la!) agrónomo también fortalece sociedad y nos ayuda a enfrentar las crisis social, económica, y ambiental. Quizás lo más importante será que estos profesionistas pueden contribuir a fortalecer las sociedades que ahora tendrán que ser la columna dorsal de los mundos que habrán que construir. ¡Enhorabuena!

DEJAR UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.